Cajas de ahorro

Cajas de ahorro

“DEBO NO NIEGO; PAGO LO JUSTO”

María Teresa Carbajal Vázquez

Cajas de ahorro

Las instituciones financieras que puedes encontrar bajo el nombre de caja, caja popular, caja cooperativa, caja de ahorros, caja solidaria, caja comunitaria, cooperativa de ahorro y crédito, cooperativa de ahorro y préstamo (artículo 3º de la Ley para regular las actividades de las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo) realizan operaciones de ahorro y préstamo y únicamente ofrecen sus servicios a sus socios.

Tienen como finalidad fomentar el ahorro popular, facilitar el acceso al crédito y por tanto representan una opción para sectores populares y comunidades de México que se encuentran alejadas o que no pueden hacer uso de los bancos.

Para poder captar recursos del público, las Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamos (SOCAP) a las que me referí en el primer párrafo, cuyos activos rebasan los 2.5 millones de UDIS, (Unidades de Inversión) requieren la autorización de operación por parte de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), pues cuentan con un Fondo de protección que tiene cobertura para los depósitos de sus socios, y por tanto los ahorradores que depositan ahí su dinero cuentan con un seguro de protección hasta por 25 mil UDIS por socio.

Es decir las cajas de ahorros que están autorizadas para operar y captar recursos del público son seguras; caso contrario a las que no lo están, éstas segundas en donde tus ahorros si corren riesgo de perderse, para el caso de que la Caja desaparezca de un día para otro, como de muchos casos hemos sabido.

Casos en los que ninguna autoridad puede responder o ayudarte pues, al no estar registradas escapan a la vigilancia y supervisión de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

¿Pero cómo es posible que esto suceda? Pues resulta que muchos defraudadores ven la oportunidad de abrir “cajas de ahorros”, sin que lo sean realmente y ofrecen a cambio de que les deposites tu dinero, rendimientos que ningún banco ofrece y al parecer un “negocio atractivo” la gente les deposita su dinero, con graves consecuencias como perderlo todo.

La necesidad de comentar en relación al asunto de las Cajas de Ahorro surge, porque hace unos días a principios del mes de noviembre el Presidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros Mario DiCostanzo se refirió al riesgo que corrían los ahorradores que participaban en Cajas no Autorizadas y al parecer enlistó algunas de las que –según consideró- eran riesgosas.

Lo que provocó gran molestia del representante de las Cajas que fueron señaladas respondiendo que en breve interpondrían demanda en contra de Don Mario DiCostanzo e incluso pedirían su destitución, pues “las Cajas no autorizadas, están mejor que muchas que si están autorizadas” ¿entendió?

En fin, coincido con Don Mario DiCostanzo, los usuarios tienen derecho a saber cuáles entidades financieras no son seguras para tener cuidado con su dinero, y tomar mejores decisiones; pues además contra ellas –las que no están registradas y/o autorizadas- no puede proceder vía sanción o vía pago a los ahorradores en caso de quiebra.

Este actuar tiene además congruencia con el tratamiento que se ha dado a la Inclusión Financiera y que de acuerdo a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), se define como “el acceso y uso de servicios financieros formales bajo una regulación apropiada que garantice esquemas de protección al consumidor y promueva la educación financiera para mejorar las capacidades financieras de todos los segmentos de la población”.

Es decir hay Inclusión Financiera si podemos acceder a servicios financieros formales que cuenten con la regulación apropiada y que en consecuencia y derivado de esa debida regulación, podamos estar protegidos como consumidores o usuarios.

Por ello si Usted desea saber si la Institución del sector de ahorro y crédito popular a la que pertenece cuenta con Registro como prestador de servicios financieros puede consultarlo en el SIPRES o en la página de la red mundial internet de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores para conocer si se encuentra supervisada por esta autoridad y si pertenece al Padrón de Entidades Financieras Supervisadas.

También existe el Registro Nacional Único de Sociedades Cooperativas de Ahorro y préstamo en donde puede consultarse el proceso de autorización en que se encuentran las instituciones, como: autorizadas, en proceso de autorización, aquellas que no cubren con los requisitos mínimos de autorización, aquellas que están sin evaluar, y aquellas de nivel básico estas últimas que no cuentan con seguro de depósito.

Es importante destacar que algunos status no tienen permitido recibir ahorros de sus socios. El asunto de las Cajas es extenso, pues precisamente en este mes hemos recibido en el Barzón muchas solicitudes de intervención en casos de abusos que sufren pobladores de la zona de Teocelo, Veracruz, por parte de estas entidades en relación al alto cobro de intereses y abusos y excesos en la cobranza, de los que ya le platicaré en su oportunidad.

Por ahora lo importante es, si usted es ahorrador y no tiene problemas con créditos, despertar la conciencia e inquietud de verificar si su Caja está operando con normalidad, registro, autorización y todas “las de la Ley”.

¡Hasta la próxima!

Visite www.elbarzonrc.org Contacte elbarzonrc@yahoo.com.mx, O sígame en @terecarbajal Cel 2281148502

noviembre 28, 2017 / Columna Semanal

Share the Post

About the Author

Comentarios

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *