Comprobantes de pago

Comprobantes de pago

Los bancos deberían de imprimir nuestros contratos en el mismo papel en el que imprimen sus comprobantes de pago también conocidos como vouchers de pago. Para que así, en menos de un año las deudas ahí contenidas se borraran y no tuvieran modo de demostrar que les debemos. Quizá esta idea pueda sonar inmoral, e inapropiada para una defensora de deudores de buena fe, pero no me juzgue tan pronto.

Piense, no sería acaso justo y equitativo que un deudor, al cabo de un tiempo ¿qué tiempo?, el tiempo que tarda un voucher en borrarse y quedar ilegible; no tiene modo de acreditar que ha pagado parcial o totalmente a su acreedor, y quedar así liberado de la deuda, en la proporción de las sumas que tales comprobantes de pago le amparen; también debería borrarse –en el mismo lapso– el contrato en donde ha quedado plasmada de origen la obligación de pago.

Porque si una vez borrados los comprobantes de pago, si nos falla la memoria o bien no tuvimos el cuidado de ir anotando, cada uno de los pagos que hemos hecho al Banco, quedamos a expensas de la sola “buena fe” del Banco, de reconocernos el pago efectuado o no. A esa escena en donde después de un año o dos, descubrimos que por más que pagamos y pagamos la deuda no disminuye, y tenemos la necesidad de presentar una aclaración de pago, y descubrimos, los comprobantes totalmente borrados, cuya palidez de papel, puede en esa misma escena asemejarse al color que tomará nuestro rostro, cuando recordamos ¡que no tuvimos tampoco el cuidado de solicitar nuestros estados de cuenta!, en donde se reconozca por parte del Banco el pago hecho.

Súmele que no le debe a un Banco, si no peor aún a una entidad comercial o financiera de esas que encabezan las listas del Buró de Entidades o del Buró Comercial, por incumplimiento a su obligación de expedir estados de cuenta mensuales. Alegando que no tienen “acceso al sistema” o que la “cuenta está bloqueada por falta de pago” o bien la última que escuche y que me pareció no cínica, pero novedosa: “no tenemos acceso al sistema porque ya está en Jurídico su caso”.

Como vio, ¡no suena tan descabellado lo que escribo!, por la simple razón de que no estamos, ni hemos estado nunca en igualdad de condiciones Entidades Financieras y Usuarios, Acreedores y Deudores, Acreditante y Acreditado, Agiotista y Explotado.

Si fuera así, bastaría con la sola buena fe de los Bancos para reconocer que hemos pagado, aún sí, en el caso de ser sorprendidos por un evento inesperado en el que ante la pérdida de nuestras capacidades tengamos necesidad de ser representados, o bien si en el medio de una relación contractual, nos sorprende la muerte, tengamos por lo menos la tranquilidad de saber ‘de cierto’ que se procederá con justicia sobre lo que hemos pagado.

“Papelito habla”, rezaba un dicho popular; yo le digo: “papelito borrado” es un mudo testigo de una acción incierta de pago. Pues la contundencia y el valor probatorio de un documento así, –ante su falta– no puede ser sustituida con nada.

Por otra parte, ésa cultura que nos caracteriza, ésa falta de educación financiera y de orden en nuestras finanzas personales, traducida al descuido de no guardar los comprobantes de pago, de pagar y pagar sin saber que esos pagos están siendo correctamente aplicados hasta que se presenta algún problema de liquidez; y entonces, la deuda nos parece eterna. Vienen las quejas y los lamentos de no saber cuánto hemos pagado, y evitar así un doble pago ó un pago injusto.

Lo ve ahora, ¡no es tan injusta mi propuesta! sirva esta reflexión que me decidí a compartir con Usted. Hace unos días en los que previo a una audiencia en la Subdelegación de Profeco, domiciliada en Xalapa, tuvimos con una compañera Barzonista que darnos a la tarea titánica de reunir los comprobantes de pago ¡de 4 años atrás!, oficina de Profeco, hasta donde tuvimos que llegar, para obligar –a través de una queja– a un proveedor a cumplir con su obligación de expedirnos un estado de cuenta, entre otras prestaciones y que sigue en trámite, y de las que en otra entrega les platicaré.

No se pierda la segunda parte de este tema “comprobantes de pago”, hasta la próxima!

elbarzonrc@yahoo.com.mx, @terecarbajal

marzo 9, 2017 / Columna Semanal

Share the Post

About the Author

Comentarios

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *