Felicia. Ama de casa. 35 años

Felicia. Ama de casa. 35 años

Lo que a continuación les narraré fue mi amarga experiencia por pedir dinero a través de un crédito grupal, y nunca imagine que algo simple se convirtiera en gran problema legal que hizo que estuviera a punto de perder aparte de mi patrimonio familiar, mi salud y a mi familia.

A principios de mayo de 2012, una vecina me invitó a que en conjunto con un grupo de mujeres solicitáramos un crédito grupal a conocida financiera que opera aquí en la ciudad de Xalapa, Veracruz, bajo la figura legal de SOFOM E. N. R. que se dedica al préstamo de créditos grupales, no se trataba de un préstamo por una cantidad fuerte lo que yo necesitaba y ofrecían pagarlo por semana. En ese momento pensé que así podía impulsar mi modesto negocio de venta de zapatos por catálogo; al principio sólo iba a escuchar las pláticas que esa Financiera daba en el domicilio de mi vecina, pero por la esperanza de obtener un préstamo acepté integrarme al grupo de señoras. Las otras señoras eran vecinas de una calle cercana a mi domicilio, las conocía sólo de vista, y sólo recuerdo que el nombre del promotor de los créditos era “Osvaldo”. Los préstamos se otorgan por ciclos, y para ello debes pagar un diez por ciento de la cantidad prestada y presentar copia del recibo de luz y agua como comprobantes de domicilio.

Primero contraté un crédito por 5 mil pesos, y lo pagué en 16 semanas, sin contratiempos. Luego venía otro ciclo y el promotor nos ofreció otro crédito, ahora solicité 10 mil pesos y en conjunto con el resto de las señoras, como quince, nos prestarían 164 mil pesos, todo bajo la misma mecánica, se nos citó para firmar un contrato y unos pagarés, el promotor me dijo que no me preocupara que al fin ya sabía cómo se operaba y que no me entretuviera leyendo los documentos puesto que tenía él mucha prisa por recabar las firmas de las otras señoras, así fue que por necesidad e ignorancia de mi parte y el abuso por parte de este señor firmé cuantos documentos me pusieron enfrente, obviamente sin que me dieran copia de lo que firmé. Nos dijeron que en unos días saldría el cheque vía Bancomer, que no se sabía cuál era la suma exacta, pero entiendo que sí hubo algún problema porque no salió el monto por el que había firmado el pagaré, sólo me dieron un cheque a mi nombre por 10 mil pesos. Suma que igualmente pagué en las 16 semanas pactadas, por motivos de salud yo dejé de asistir a todas las juntas, sólo en la última vi al mencionado promotor, quien me dijo que me haría llegar mi carta finiquito para que no hubiera problemas.

Sin embargo, en el mes de junio de 2014, se presentó en mi domicilio particular un representante de la Financiera, quien de forma prepotente y grosera me exigía el pago de una deuda por más de 268 mil pesos, yo le dije que quizás había una equivocación y él me dijo que si no pagaba hasta podía meterme a la cárcel ya que él era abogado y quiso mostrarme unos vídeos que me negué a ver, pero se escuchaba gente llorando y que así me iba a ir a mí, pues era verdad que me metería a la cárcel pues él tenía documentos firmados por mí y que hiciera lo que hiciera o fuera a donde fuera, de todos modos debía pagar los más de 200 mil pesos mismos que con intereses a esa fecha ya sumaban más de medio millón de pesos.

Luego de esto fui a la Financiera, intentando explicar que yo había pagado mi préstamo, pero me dijeron que buscara a las otras señoras y les cobrara, pero que aún así no me darían mi carta finiquito. Hasta que pagaran todas ellas, o bien que yo pagara el monto total del adeudo. Durante un tiempo me dediqué a buscar a estas señoras sin ningún éxito, pues hasta entonces me percaté que de ninguna tenía el nombre completo y mucho menos el domicilio.

Nunca encontré a ninguna de las integrantes del grupo, por lo que al paso del tiempo el pasado 9 de diciembre se presentó ahora un Actuario Judicial para notificarme que tenía una demanda por adeudo de 268 mil pesos, que amparaba un pagaré que yo había firmado el 8 de marzo de 2013, más intereses, monto que le dije a dicho licenciado que yo no reconocía, y que tal vez había un error, pero al no considerar mi negativa, optaron por pedirme que señalara bienes de mi propiedad para asegurar el pago de este monto, yo le dije que no tenía bienes y que en todo caso el acto ameritaba que yo hablara con mi abogado, por lo que procedieron a realizar un embargo de todas las cosas que estaban a la vista de ellos y señalaron incluso algunos vehículos que no son de mi propiedad ni de mi familia, lo que sucede es que mi esposo es mecánico automotriz y tenía unos automóviles en reparación, por lo que procedieron a embargarlos, así como dos rotoplás, un televisor, y hasta la casa que yo habito. Finalmente me concedieron 8 días para comparecer ante en el Juzgado que tramitaba la demanda.

Todo esto no lo podía creer, pero estaba en un grave problema pues mi situación económica es muy limitada como para pagar un monto de esa magnitud y que además yo no debía y mucho menos había yo tenido en mis manos.

Fue así como recurrí a mediados de diciembre de 2014 al Barzón RC lugar en donde me atendieron los abogados a quienes expuse mi caso; lo primero que me pidieron fue algún tipo de documento o contrato que probara lo dicho en la demanda o recibos de los pagos que yo había hecho, de lo cual como ya mencioné antes, no tenía copia de nada, pues la financiera nunca me dio nada, ni copia del pagaré por dicho monto. Tampoco sabía nada de las otras señoras, de las cuales ahora me daba cuenta que había quedado yo como aval de dicho préstamo y que obviamente ellas nunca pagaron.

Al no poseer ningún documento, mi abogada me dijo que debíamos ir a la Financiera para obtener el contrato del préstamo o algún documento. Ahí nos atendió un abogado y llamó al primer abogado que había ido meses antes a mi domicilio y de forma grosera y prepotente nos dijo que no nos daría nada, que hiciéramos lo que quisiéramos, que ellos así actúan y a ellos nadie les hace nada. Hecho que ahora sé que contraviene muchas disposiciones legales no sólo en materia de derecho mercantil, sino de ordenamiento del sector financiero.

Fue así, como mis abogados, luego de analizar toda esta situación solicitaron, en enero de este año, la intervención de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF), Delegación Veracruz, para que dicha instancia le requiriera copias de todos y cada uno de los documentos que tuviera la SOFOM a mi nombre, asimismo una revisión a fondo de la operación de la entidad financiera.

En marzo, ya con copias de mi caso en manos del Barzón RC, y la intervención de la CONDUSEF, se logró que con un hábil sustento legal la demanda fuera tomando otro cauce, pues ante actos ilegales el Barzón RC lucha en contra de ellos. Al grado que en menos de tres meses, ahora la financiera se decía incluso “víctima” de nuestros argumentos legales, e incluso les costó una multa por más de 70 mil pesos por un desacato a comparecer, pues ya ven que ellos decían que nadie les hacía nada, pero esto no es así. Hasta que dicha Financiera al no ver otra salida, buscó una negociación y me hicieron una oferta, la cual ahora me parecía razonable, acepté y pagué sólo 15 mil pesos a principios de abril de 2015, suma que nada tenía que ver con el monto por el que me demandaron. Pagué lo justo.

Finalmente, debo decir que son muchas las experiencias que me quedaron tras el tiempo que viví muy angustiada con esa demanda, por un dinero que yo no debía, hasta que el Barzón RC, revirtió legalmente las cosas. Por ello doy testimonio y todo mi agradecimiento al Barzón de Resistencia Civil Estado de Veracruz A.C. y la Lic. Teresa Carbajal con su equipo de abogados, que hicieron posible ganar esta demanda, estudiando y agotando todos los cauces legales que daba el caso, al grado que se solicitó la atinada intervención de la CONDUSEF, a quien también agradezco su decidido apoyo.

mayo 14, 2015 / Testimonio

Share the Post

About the Author

Comentarios

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *