Ignoran partidos políticos a los deudores