Inocentes pagadores

Inocentes pagadores

“DEBO NO NIEGO; PAGO LO JUSTO” 

María Teresa Carbajal Vázquez

Inocentes pagadores

Establecer mecanismos que permitan identificar plenamente al deudor, obligado solidario o aval. Indicar al deudor en el primer contacto que establezcan ya sea por escrito o verbalmente -según sea el caso- el nombre o denominación del Despacho de Cobranza y/o de la persona encargada de realizar dicha actividad, así como sus números telefónicos y por supuesto el nombre de la Entidad Financiera que otorgó el crédito, préstamo o financiamiento de que se trate.

El contrato o motivo de la deuda en que se basa la cobranza, el monto del adeudo y la fecha de cálculo.

Dirigirse al deudor de manera respetuosa, en horarios permitidos, abstenerse de usar nombres o denominaciones que se asemejen a las de Instituciones Públicas como “Procuraduría General de Cobranza”, utilizar o llamar al deudor desde números, desconocidos o que aparezcan en el identificador como privados, no registrado, o cero; amenazar, ofender o intimidar al deudor, sus familiares, compañeros de trabajo o personas que no tengan nada que ver con la deuda (como las referencias).

Enviar documentos que aparenten ser escritos judiciales u ostentarse como representantes de algún órgano jurisdiccional o autoridad, establecer listas negras de deudores, recibir de manera directa el pago.

Son algunas de las prohibiciones impuestas a los Despachos de Cobranza, como se les conoce a las personas físicas o morales que prestan sus servicios a los Bancos y demás entidades Financieras para requerir el pago, negociar o reestructurar los prestamos o financiamientos que estas hayan otorgado a sus clientes.

Lo anterior se encuentra establecido en las Disposiciones de carácter general aplicables a las Entidades Financieras en materia de Despachos de Cobranza que fueron publicadas en el Diario Oficial de la Federación en el mes de octubre del año 2014, a consecuencia de la Reforma Financiera.

Medida legal que fue la primera piedra de una serie de acciones destinadas a inhibir a través de sanciones los abusos cometidos en el ejercicio de la cobranza extrajudicial, y por medio de la cual ahora los contratantes de tales Despachos serían los responsables del modo, en el que la ejerzan.

Sin embargo, la medida más relevante de estas Disposiciones, es la que consiste en que los encargados de la Cobranza deben documentar por escrito a los deudores todo acuerdo de pago, negociación o reestructuración que ofrezcan, así como si se les está otorgando una quita, condonación, descuento u oferta, la aplicación del importe a pagar, desglosando el monto principal de los intereses -ordinarios o moratorios- según sea el caso.

Dicho convenio deberá expresar, si una vez pagado se obtendrá carta finiquito, o liquidación del adeudo o si solo se cubrirá un pago parcial.

Lo anterior porque el abuso más común, antes de la entrada en vigor de estas Disposiciones, quizá no el más grave, pero si el mas común, era que se “engañara” al deudor para obtener un pago parcial del adeudo y que la deuda siguiera existiendo y generando intereses. Y lo peor, sin tener a quien recurrir a quejarse de este doloso actuar por parte de los encargados de la cobranza, pues las autoridades tenían facultades y competencia para proceder en contra de los Bancos pero no de los particulares.

Lo que ahora a partir de la entrada en vigor de esta normativa, ha cambiado, pues las entidades financieras serán responsables y sancionadas en caso de que los despachos a quienes encomienden su cobranza, cometan abusos, como ofrecer convenios de pago para después no respetarlos ó negarse a reconocer los pagos que hayan recibido.

A poco más de tres años de la entrada en vigor de esta normativa, el tema adquiere relevancia pues siguen registrándose casos en que los usuarios aceptan las propuesta de pago que reciben vía telefónica de los despachos, pero al no cerciorarse de que este ofrecimiento sea documentado por escrito, una vez cubierto el pago, los despachos se niegan a reconocer los ofrecimientos o convenios celebrados con los deudores.

Así y a propósito del Día de los Inocentes, es mejor tener en cuenta la forma en que deben pactarse y respaldarse los acuerdos de negociación, reestructura o pago total de los adeudos, no sea que por omisión o desconocimiento quedemos como inocentes pagadores de buena fe.

 

¡Hasta la próxima!  Visite www.elbarzonrc.org Contacte elbarzonrc@yahoo.com.mx, O sígame en @terecarbajal Cel 2281148502

enero 2, 2018 / Sin categoría

Share the Post

About the Author

Comentarios

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *