La Ley Fintech

La Ley Fintech

“DEBO NO NIEGO; PAGO LO JUSTO”

María Teresa Carbajal Vázquez

La Ley Fintech

Hace unos días se aprobó en el Senado la Ley Fintech, y para muchos ésta ha sido la primera ocasión que escucha hablar de esta nueva normatividad que buscará ahora, aprobación en la Cámara de Diputados.

¿Pero, de qué se trata?, Pues mire usted, desde hace más de seis décadas, las instituciones bancarias desarrollaron infraestructura digital interna para brindar servicios a sus clientes que les permitiera ser más eficientes y llegar a más personas como el uso de cajeros electrónicos, tarjetas de crédito y terminales punto de venta.

Con el tiempo, las tendencias en línea, el internet, la proliferación de dispositivos móviles, un fuerte ecosistema de emprendimiento y de comercio electrónico, la reducción de costos de operación que generan los bancos como sucursales, personal, etcétera, y la entrada en uso de nuevas tecnologías, abrieron la puerta a nuevos competidores que ahora están cambiando las reglas del juego financiero

Así aparecieron las “Fintech”, como se denomina a las empresas que ofrecen productos y servicios financieros, haciendo uso de las tecnologías de la información y de la comunicación, como páginas de internet, redes sociales y aplicaciones para celulares. De esta manera prometen que sus servicios sean menos costosos y más eficientes que los ofrecidos por la banca tradicional.

Estas empresas financieras, resultan muy atractivas principalmente para personas jóvenes al estar permanentemente vinculados a sus dispositivos móviles, y resultarles su uso innovador y flexible accediendo a sus servicios sin necesidad de ir a una sucursal para llevar a cabo algún trámite.

Aunado a lo anterior, contribuyen a la inclusión financiera para las personas o empresas que por falta de garantías, historial crediticio, comprobantes de ingresos o buenas referencias en el Buró de Crédito u otras Sociedades de Información Crediticia, no pueden acceder a créditos.

Pero a pesar de lo novedoso, actual y económico que estas opciones prometen ser, tampoco se trata de que cualquiera persona tenga una idea, haga una página web y monte un negocio”. ¡No!, se trata de que estas nuevas empresas o competidores del mercado financiero asuman la responsabilidad de hacer una empresa profesional que cumpla plenamente con reglas jurídicas.

Este tema, tan no es nuevo, que a la fecha existen 238 Instituciones de Tecnología Financiera (empresas Fintech). Las más populares son aquellas que se encuentran en el segmento financiero de deuda; pues en ellas se pone en contacto a inversionistas con personas que buscan la obtención de algún crédito. De esta forma los inversionistas adquieren un instrumento de deuda a través del cual reciben una tasa de interés y el reembolso de su capital en un plazo determinado.

El sistema es bueno, pero al día de hoy esta innovación y modelo de negocio carecen de regulación y por tanto de reglas más específicas, pues para operar deben ser autorizadas, reguladas, y supervisadas por las autoridades financieras.

La ley Fintech, de la que recién se conoció en el Senado de la República establece los principios básicos para que las diferentes autoridades financieras; Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Comisión Nacional Bancaria y del Valores (CNBV), Banco de México (BM), y Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF) emitan una regulación secundaria que permita atraerlas al marco de la regulación.

Desde luego atendiendo a los principios de inclusión e innovación financiera, protección al consumidor, preservación de la estabilidad financiera, la legislación además tiene como finalidad que los usuarios de este tipo de plataformas se encuentren protegidos en términos de mitigación de riesgos al informarles con claridad a los inversionistas cuales son los riesgos de los proyectos, y protegerlos de fraudes, ciberataques, y de robo o mal uso de su información y datos personales, y por otra parte que las plataformas cuenten con políticas adecuadas para la prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo.

Y aunque muchos piensan que esto lo están haciendo las autoridades para poder cobrarles impuestos a estos genios de la informática y de los negocios; en mi opinión es necesario regularlas, pues nadie debe escapar al orden legal, por y para el bien de todos.

¡Hasta la próxima!  Visite www.elbarzonrc.org Contacte elbarzonrc@yahoo.com.mx, O sígame en @terecarbajal Cel 2281148502

 

diciembre 28, 2017 / Columna Semanal

Share the Post

About the Author

Comentarios

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *