Los socios de la Caja

Los socios de la Caja

“DEBO NO NIEGO; PAGO LO JUSTO” 

María Teresa Carbajal Vázquez

Los socios de la Caja

Tres hermanos originarios del Municipio de Teocelo, Veracruz, fueron atraídos por la poderosa publicidad de una Caja Popular que opera en la región ofreciendo ayuda para “cumplir los sueños” de sus socios; su sueño consistía en completar el dinero para pagar un terreno con el que cada uno comenzaría su patrimonio, pues éste tenía las medidas exactas para que cada quien pudiera -a futuro- construir en él su propia vivienda.

Con tal promesa los hermanos acudieron a firmar la documentación requerida para hacerse socios, proporcionando sus identificaciones, comprobantes de domicilio, ingresos y cubriendo desde luego las cuotas respectivas de inscripción y parte social.

El sueño se vino abajo cuando ante un par de atrasos comenzó la cobranza, la que en un principio se resolvía haciendo acuerdos de pago con el ‘representante de la caja” que los visitaba en su domicilio, quien les anotaba en una libreta los pagos que daban, pero no les expedía un comprobante de pago, solo hacía un garabato a modo de firma que no contiene el nombre de la persona que recibía el pago, el cargo o mucho menos la representación y facultades legales que alguien así tendría para recibir el pago a nombre de la sociedad.

El catorce de febrero recibieron la demanda para cubrir el monto total del pagaré que firmaron, con intereses por supuesto. Ahí en la demanda se omitía decir por qué la caja desconocía y demandaba a sus socios, ó a cuanto ascendía la cantidad que éstos habían estado abonando durante casi dos años, y el monto de sus ahorros. Claro, esto tiene una explicación lo que la Caja quiere es cobrarles como si nunca hubieran pagado nada, pues perfectamente saben que si carecen de recibo y estados de cuenta, ¿cómo podrían comprobar los pagos? Desde luego los demandados carecen de copias de la documentación que los acredita como socios y del contrato y la documentación que firmaron.

Cuando llevaron la demanda, mismo día en que les embargaron el terreno que habían comprado (cuyo valor por supuesto excede el monto que les fue prestado) la ‘licenciada’ les dijo que no contestaran nada, refiriéndose a la demanda, porque se iban a cobrar con el terreno…

¡Vaya modo de terminar con los sueños! Del ahorro mejor ni hablar ese de plano ya se lo quedó la ‘voraz Caja’. Si usted es un feliz socio de Caja asegúrese de estar ejerciendo sus derechos participando con voz y voto de las asambleas.

Si no lo es, asegúrese de contar con copia de la documentación que acredita su relación con la Sociedad, comprobantes de pago y estados de cuenta, antes de que le llegue la demanda.

¡Pregunte, es mejor tener dudas, que deudas!

Visite www.elbarzonrc.org Contacte elbarzonrc@yahoo.com.mx, O sígame en @terecarbajal Cel 2281148502

marzo 7, 2018 / Columna Semanal

Share the Post

About the Author

Comentarios

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *